Table of Contents Table of Contents
Previous Page  10 / 260 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 10 / 260 Next Page
Page Background

10

INTRODUCCIóN

La Gomera es una de las tres islas del archipiélago que presenta un basamento o

Complejo Basal, que permite ver las raíces de una isla oceánica. Sobre este basamen-

to se construyó un gran edificio subaéreo en escudo, o megaedificio, hace unos 10

millones de años. Este supervolcán cubrió todo el Complejo Basal y dibujó una isla

redondeada, algo mayor que la actual, y que sirvió

de sustrato para la gran efusión de lavas que se

emitieron en el periodo plioceno, hace 5-4 millo-

nes de años. La parte central del gran volcán había

colapsado y se habían abierto algunos valles

amplios en alguno de sus flancos. La resurgencia

de un periodo volcánico muy activo y continuo

rellenó la depresión central de la isla y rebosó por

todos sus laterales hasta alcanzar todo el litoral.

Un largo periodo de tranquilidad volcánica se

instaló en la isla y la erosión superficial excavó

profundos barrancos desde su parte más elevada,

el Alto de Garajonay (1.487 m), que se distribuye-

ron radialmente desde el centro hacía el mar.

Se quedaron abiertas las entrañas del relieve

dejando ver, como un libro abierto, la historia

geológica completa desde sus inicios hasta su

estado actual. La erosión marina ha destruido

parte de toda la zona norte y, actualmente, conti-

nua haciendo retroceder la línea de costa de una

forma rápida y progresiva, con grandes despren-

dimientos.

Los efectos intensos de este periodo erosivo

han dejado al descubierto elementos volcánicos

de primera magnitud, como los extraordinarios

roques o pitones volcánicos, que destacan en

todo el relieve isleño, y el singular Complejo sálico

de Vallehermoso, con sus peculiares estructuras

de diques cónicos.

También los agentes erosivos han dejado al

descubierto la red de diques o conductos de

emisión, que atraviesan los materiales del mega-

volcán mioceno y que sirven para reconstruir

geométricamente la forma y dimensiones del

primer edificio volcánico de la isla. Son destaca-

bles algunos diques por sus grandes longitudes

(mas de 3 km), que la terminología popular llama

taparuchas.

L

a isla de la Gomera, como el resto de las islas Canarias, es de naturaleza

volcánica y pertenece al grupo de las islas occidentales del archipiélago.

Comienza su historia geológica en los fondos oceánicos a unos 4.000 m de

profundidad. Sus peculiaridades geológicas han hecho de ella un escenario

volcánico singular y de sus elementos distintivos surgieron términos volcánicos del

lenguaje universal.