Table of Contents Table of Contents
Previous Page  160 / 260 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 160 / 260 Next Page
Page Background

E

n el año 1925, el geólogo alemán Curt Gagel

(1865-1927) realizó un mapa geológico muy sim-

plificado de la isla de La Gomera y recogió el tér-

mino local «taparucha», para los diques aislados que

generan por erosión diferencial un resalte tabular. Des-

de ese momento, el término ha pasado a la literatura

geológica canaria.

En los terrenos volcánicos, los diques exhumados en el

paisaje son el resultado de la erosión diferencial sobre

esos conductos que representan el camino ascendente

del magma profundo hacia la superficie. No siempre

esos conductos de emisión han terminado en erupcio-

nes subaéreas, pues han podido quedarse sin llegar a la

superficie. En cualquiera de los casos, el magma que se

introdujo en esos conductos se enfría bastante rápido

dando origen a una roca de grano muy fino y compacta.

El resultado es una roca que ofrece gran resistencia a

la erosión y, con el paso del tiempo, queda resaltada

de los materiales encajantes que van desapareciendo.

La estructura resultante, denominada genéricamente

como dique, se conoce en La Gomera con el nombre

de taparucha.

La mayor parte de los materiales volcánicos que forman

la cobertera de la isla fueron emitidos por erupciones fi-

surales, que formaron una densa malla de diques, unos

cortos y otros de una longitud de varios kilómetros, con

un espesor variable desde unos centímetros hasta 10

metros, y casi siempre aparecen como verdaderas mu-

rallas atravesando barrancos, ya que resisten más a la

erosión que las rocas que cortan en sentido vertical.

Hay distintos tipos de diques en función del tipo de roca

de que se trate. Los diques procedentes de magmas

sálicos muy viscosos suelen ser muy anchos y están

formados por rocas ácidas o sálicas que se erosionan

más fácilmente que las básicas (basaltos).

Las taparuchas

160

ITINERARIOS