Table of Contents Table of Contents
Previous Page  115 / 208 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 115 / 208 Next Page
Page Background

LAS GRANDES UNIDADES

GEOMORFOLÓGICAS DEL PARQUE

Las grandes unidades geomorfológicas exis-

tentes en el Parque responden, principal-

mente, a los volúmenes de relieve, o vacíos

del mismo, producto de la interferencia en el

tiempo de los procesos de crecimiento volcá-

nico (Edificio apical sálico y Cordillera

Dorsal) y de destrucción volcánica o gravita-

toria, de los mismos. Los procesos exógenos

clásicos (meteorización, erosión fluvial o de

barrancos, de laderas, etc.), aunque des-

tructivos, son muy poco importantes en el

Parque, probablemente debido a la extrema

juventud de sus relieves. Considerando,

desde el punto de vista geomorfológico, la

sucesión temporal de dichos procesos (lo

cual se traduce en el orden en cómo unos

van modificando a los anteriores, creando

vacíos de relieve, o volúmenes superpues-

tos), cabe distinguir, de más antigua a más

moderna, las siguientes grandes unidades

geomorfológicas en el Edificio apical sálico

(el que marca más claramente su impronta

en el Parque Nacional del Teide):

Edificios Cañadas

Sus flancos están localizados en la parte meri-

dional y nororiental del Parque. Corresponde a

una primera etapa de crecimiento apical sáli-

co, cuyo centro debía situarse, aproximada-

mente en la zona ocupada, hoy día, por el

Complejo Teide-Pico Viejo.

Circo o Caldera de Las Cañadas

Responde a un vacío creado en el edificio vol-

cánico anterior, por acción de inestabilidad

gravitativa (cabecera de gran deslizamiento

hacia el norte) o de hundimiento sobre una

cámara magmática supervaciada (caldera de

hundimiento), o de explosión volcánica (caldera

de explosión). Tales son las principales hipóte-

sis manejadas para explicar su génesis.

A grandes rasgos, la Caldera de las Cañadas

es subelíptica en planta, pero, en detalle, está

constituida por varios círculos que se superpo-

nen, secante y sucesivamente, de oeste a este.

En conjunto, el carácter subelíptico bastante

cerrado, invalidaría la hipótesis de cabecera de

deslizamiento, mientras que la hipótesis explo-

siva se topa con la dificultad de encontrar, de

forma masiva en la isla, los depósitos corres-

pondientes a dicha explosión. Por tanto, parece

lo más adecuado adscribirle un origen por hun-

dimiento: en este caso, la mencionada super-

posición, en detalle, de este a oeste, podría

indicar una migración, en ese mismo sentido,

del fenómeno de hundimiento.

Complejo estratovolcánico Teide-

Pico Viejo

Se trata de una nueva creación de relieve, por

crecimiento volcánico, sobre la parte centro-

norte del Circo de Las Cañadas. Podría tratarse

de una “resurgencia” de la construcción de la

parte apical del edificio sálico insular, tras el

115

T

enerife, a pesar de su pequeña extensión, contiene la cumbre más alta de España: 3.718 m en el

pico del Teide. Probablemente sería más correcto decir que la altura absoluta es de unos 7.718 m

desde el fondo oceánico (situado a unos 4.000 m de profundidad), el nivel desde el cual se ha produ-

cido, desde hace miles de años, la acumulación de materiales volcánicos.

En este contexto, el Parque Nacional del Teide se sitúa en la parte más elevada y joven de la isla.

Como tal parte apical, compleja, presenta espectaculares manifestaciones de creación de relie-

ve, coexistiendo con otras, no menos llamativas, de destrucción (volcánica o gravitacional) del

mismo. La juventud y altura topográfica de todas o de gran parte de ellas, se traduce en una

escasez o nula presencia de vegetación y de suelos. Ello implica una perfecta conservación, y

observación, de todos los rasgos geomorfológicos de primer orden, bien sean constructivos o

destructivos.

El carácter apical del Teide y de sus alrededores, respecto al resto de la isla, responde a una con-

centración muy localizada de emisiones sálicas, a favor de un punto triple o cruce de fracturas.

Esta concentración coexiste, en el tiempo, con emisiones basálticas producidas según una fisura

ENE-OSO (Cordillera Dorsal).

TENERIFE:

UNA ISLA VOLCÁNICA TÍPICA