Table of Contents Table of Contents
Previous Page  43 / 208 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 43 / 208 Next Page
Page Background

altas, propios de todas las calderas Muy pro-

bablemente, la conjunción de ambos procesos

generó la gran depresión de Las Cañadas. La

Caldera de Las Cañadas es una estructura

morfológica compleja pues, entre otras pecu-

liaridades, carece del el escarpe norte. Las

partes más altas de los grandes edificios vol-

cánicos que había antes de su formación han

desaparecido y, con ellas, una importante

fuente de información para reconstruir la geo-

metría y sucesión de los violentos aconteci-

mientos eruptivos. Sin duda, esta circunstan-

cia es algo frustrante, pues se ha perdido la

oportunidad de conocer las dimensiones de los

edificios sálicos más colosales jamás habidos

en una isla oceánica.

Sin duda, el escarpe más sobresaliente de la isla

es la pared o circo de Las Cañadas, que define

espacialmente la llamada Caldera de Las

Cañadas. La caldera ha tomado su nombre de la

estructura más típica del Parque: la cañada,

planicie sedimentaria situada al pie de las pare-

des del escarpe, utilizada para el tránsito del

ganado desde los tiempos de los guanches.

Como resultado de las grandes erupciones

explosivas producidas durante la construcción

de los Edificios Cañadas, las inestabilidades de

ladera debieron ser frecuentes.

Tambien este tipo de erupciones suelen ir

acompañadas de hundimientos en las partes

43

Anaga

Teno

LA FORMACIÓN DE LA CALDERA

DE LAS CAÑADAS

E

n Tenerife, la existencia de grandes escarpes morfológicos, como las paredes de Las Cañadas,

Güimar o La Orotava, se conocía desde antiguo, aunque pocos geólogos habían intentado explicar-

los geológicamente. Sólo desde los años 60 del siglo XX comenzaron a interpretarse como el resultado

de deslizamientos. Esta teoría no fue admitida por algunos especialistas que veían en los escarpes

las marcas de procesos erosivos o tectónicos.