Table of Contents Table of Contents
Previous Page  47 / 208 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 47 / 208 Next Page
Page Background

47

En varios puntos del litoral tinerfeño se pueden

ver lóbulos costeros recientes que sobresalen de

la línea de costa antigua. Son el resultado de

esos terrenos ganados al mar. La capital de la

isla, Santa Cruz de Tenerife, está situada sobre

uno de esos lóbulos de volcanes recientes.

Relleno del valle

de La Orotava

Eje NO

Por este eje surgieron volcanes similares a los de la Dorsal.

Varias fisuras eruptivas paralelas emitieron coladas que des-

cendieron hasta el mar. Algunos volcanes aparecieron sobre

los materiales antiguos del Macizo de Teno y ganaron terreno

al mar, como es el caso del volcán de la punta de Teno.

Eje SSO

Este eje está compuesto por varias

fisuras eruptivas dispuestas en

abanico, que arrancan desde la

parte alta de las laderas de los

Edificios Cañadas.

Eje de la Dorsal

De los tres ejes, éste es el más antiguo, ya que, de alguna manera,

representa la continuación del primer volcanismo de la Dorsal que

generó el antiguo Edificio Dorsal. Las erupciones han formado un

campo de volcanes recientes que cubren la parte superior de la

estructura principal del edificio antiguo. Se extienden

desde La Laguna hasta el interior mismo de la

caldera de Cañadas. Parte del relleno

del valle de Güimar y la totalidad

del valle de La Orotava per-

tenecen al volcanis-

mo de este eje.

LAS ERUPCIONES RECIENTES

EN LOS EJES DE RIFT

E

n los últimos 100.000 años el volcanismo de Tenerife ha sido canalizado preferentemente por los

tres ejes de rift. Fuera de ellos, en las laderas bajas de la isla, también se produjeron pequeñas

fisuras eruptivas aunque de menor importancia, tanto en longitud como en volumen de material

emitido.

De todos los ejes, el más activo ha sido el de la

Dorsal, que está funcionando desde antes de

generarse las calderas orientales de Las

Cañadas. Por estos ejes han surgido decenas

de pequeños y medianos conos volcánicos de

tipo estromboliano, desde los que se han emiti-

do coladas basálticas.

Las erupciones de este tipo se suce-

dieron en el tiempo hasta

hace pocos miles de años.

Las coladas descendieron

por las laderas y, en oca-

siones, llegaron hasta la

costa, extendiéndose por la

rasa litoral y ganando terreno al mar.