Table of Contents Table of Contents
Previous Page  97 / 208 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 97 / 208 Next Page
Page Background

Nacimiento y evolución de Pico Viejo

Poco conocemos de las partes más internas de

Pico Viejo. Sólo sabemos de él lo que vemos

ahora en superficie. Su historia eruptiva está

imbricada con la del Teide, pues ambos han ido

progresando en su crecimiento casi sincrónico.

En sus laderas vemos una sucesión de coladas

de episodios diferentes, surgidas todas ellas de

la cima actual. Muchas de ellas son coladas

pahoehoe que llegan, por el este y sureste, hasta

muy cerca de la carretera principal del Parque,

enterrando una parte del escarpe de los Roques

de García y rellenando la depresión de los Llanos

de Ucanca. Por el sur, se extienden más allá de

la carretera de Chio, rebasando los límites de la

Caldera de Las Cañadas. Por el oeste, las lavas

descendieron por el valle de Icod hacia la costa.

Historia de un cráter complejo

Lo más espectacular que tiene Pico Viejo es su

cumbre (3.134 m). Desde la carretera no es

imaginable la historia volcánica que se puede

ver en la cima del volcán, por lo que se reco-

mienda que, si se está bien preparado física-

mente, se ascienda hasta él por el itinerario 8.

Pico Viejo tiene dos cráteres. El mayor y más

antiguo es una pequeña caldera de 800 m de

diámetro por 140 m de profundidad; es el

mayor cráter de todo el archipiélago canario.

En sus paredes interiores se ven apilamientos

de coladas alternando con algunos niveles de

piroclastos, atravesadas verticalmente por

pequeños diques. Hubo un momento en que

este cráter se llenó de magma, formándose un

lago de lava que desbordó por el extremo SSE.

Interior del cráter de Pico Viejo.

97

LA GEOLOGÍA DEL PARQUE